¿El sake se pone malo después de abrirlo?

Para todos aquellos que os estéis iniciando en el mundo de la gastronomía nipona, seguro que habéis oído hablar de la bebida japonesa por excelencia: el sake.

Esta bebida alcohólica, obtenida a partir de la fermentación del arroz, constituye una de las más naturales y versátiles que puedes encontrar en la actualidad. 

Sus ingredientes, arroz, agua, koji-kin – un hongo muy empleado en la cocina japonesa – y levadura, dan lugar a esta bebida alcohólica tan apreciada en Japón, país donde hace apenas 70 años, había hasta 7000 bodegas de sake.

Tal y como ha ocurrido con otros productos típicos japoneses, como las gyozas, el ramen o el edamame, el sake ha cruzado fronteras hasta conquistar a todo aquel occidental que lo haya degustado. Sin embargo, todavía hay muchos mitos y desconocimiento en torno al sake como, por ejemplo, en lo referente a su conservación y adecuado almacenamiento

Si quieres maridar tus comidas y cenas con el sake bebida japonesa, te recomendamos que no olvides estos consejos de conservación.

¿Cuánto dura el sake?

Si has contrastado varias botellas de sake, seguramente te haya llamado la atención la ausencia de la fecha de caducidad

Si bien es más frecuente encontrarse con la fecha de producción, la fecha de caducidad es una información que tiene a pasarse por alto. ¿El motivo? El sake no tiene fecha de caducidad. No obstante, dependiendo del tipo de sake, se recomienda consumirlo un año después de la fabricación. 

A diferencia de otras bebidas alcohólicas, como el vino, prácticamente, la amplia mayoría de sakes, no están destinados a envejecer. Aunque pueden consumirse años después de su embotellado, la calidad de la bebida habrá disminuido de manera significativa. 

Ahora bien, si hablamos de cuánto dura el sake una vez abierto, se recomienda consumirlo en, máximo, tres semanas. Si quieres disfrutar de la máxima calidad del sake bebida, lo mejor será que lo consumas cuanto antes, pero el sake aguanta más que el vino una vez abierto. Si esta no es una opción, sigue estos consejos de conservación del sake.

Cómo conservar el sake

japanese sake oriental drink style on the table

Has abierto tu botella de sake, pero no vas a acabártela el mismo día. ¿Cuál es la mejor manera de conservar esta bebida?

Una vez abierto, se recomienda conservarlo a baja temperatura, entre los 0º y 5ºC, por lo que, lo ideal, sería mantenerlo en la nevera. Si no puedes, conservalo lo más fresco posible, donde la humedad relativa sea baja, y no haya luz.

¿Cómo saber si el sake se ha puesto malo?

Tal y como hemos mencionado más arriba, si ha pasado tiempo desde su embotellado y no has abierto la botella de sake, es difícil que se haya echado a perder, aunque sus propiedades y sabor ya no sean los más idóneos. 

La bebida sake abierta en la nevera se mantendrá en buenas condiciones, aunque, si pasa demasiado tiempo y ya ni te acuerdas de cuándo la abriste, quizá debas estar atento a las siguientes señales que indican que, el sake, se ha puesto malo:

  • Olor: la primera comprobación para saber si el sake se ha echado a perder es olerlo. Si huele a mucho a fermento  o ha perdido la fruta que tendría en condiciones normales, deséchalo.
  • Sabor: Si tu nariz no percibe nada extraño, pero, aún así, crees que el sake se ha puesto malo después de tanto tiempo abierto en la nevera, da un sorbito y que juzguen tus papilas gustativas.
  • Oxidación: Para saber si el sake se ha oxidado, basta con comprobar su color. El sake es una bebida, por lo general, transparente – aunque dependerá del tipo de sake – por lo que, en caso de que presente un tinte amarillo, sabrás que se ha oxidado. 

¿A qué temperatura tomar el sake?

Otro de los mitos o falta de conocimiento en torno al sake es la temperatura adecuada para disfrutar de todo su sabor y propiedades. 

Al contrario de lo que comúnmente se piensa, el sake no es únicamente una bebida que se sirva caliente, sino que, también se toma en frío. Y es que existe una gran variedad de tipos de sake que hace que no todos sepan igual.

Por ejemplo, los sabores de sake siguen la escala de fragante-seco y más cuerpo-menos cuerpo. Por ello, puedes observar denominaciones en las etiquetas de las botellas de sake que señalan si es más aromático, más refrescante, más sabroso… 

Por lo que respecta la intensidad de su sabor, depende del pulido del arroz: cuanto más pulido, más afrutado y, cuanto menos pulido, más potente. La tipología de sabores determina la temperatura idónea para degustar el sake. 

  • Sake envejecido: este tipo se recomienda degustar a temperatura ambiente. 
  • Sake aromático: ha de tomarse frío, 
  • Sake sabroso: como el Junmai, o honjozo se recomienda consumir caliente. 

La calidad del sake también determina la temperatura. Por ejemplo, algunos sakes deben tomarse calientes o a temperatura ambiente, para percibir mejor sus aromas. Además, adquirirán olor, cuerpo suave y serán más umami y menos amargos en boca.

Por su parte, los aromaticos, gustan más a temperatura fría.

En este sentido, puedes encontrar hasta 10 nomenclaturas de sake que indican la temperatura perfecta, que varía entre 5º y 55ºC, para consumirlos: 

  • Yuki Bie: nieve, 5º
  • Hana Bie: copito de nieve, 10º
  • Suzu Hie: fresca, 15º
  • Jyo-on: ambiente, 20-25º
  • Himuke Kan: un poco de sol, 30º
  • Hitohada Kan: temperatura humana, 35º
  • Nuru Kan: poco caliente, 40º
  • Jyo Kan: bastante caliente, 45º
  • Atsu Kan: caliente, 50º
  • Tobikiri Kan: muy caliente, 55º

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando estás aceptando las mencionadas cookies y nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies